Contacto

Si tienes alguna pregunta, puedes escribirme por acá:

Ps. Francisca Carrasco Tassara

3 Poniente 445,

Viña del Mar

 

+569-98249399

  • Black Facebook Icon
  • Black LinkedIn Icon

Especialista en Psicoterapia Gestalt y Mindfulness

 
Ansiedad

Todos sentimos ansiedad y es parte normal de la vida. La ansiedad se produce cuando pensamos en lo que "podría pasar" y nos preocupamos, por lo que puede ser muy útil, o convertise en nuestra enemiga si no la sabemos manejar. Algunas personas son más ansiosas que otras, tendiendo a quedarse pegados en estos pensamientos, y experimentando diversos síntomas tales como dolores de estómago, dolores de cabeza, crisis de pánico y/o mostrando conductas tales como comerse las uñas, rituales e incluso conductas de evitación (evadir situaciones o generar cambios anhelados).

En niños pequeños muchas veces se expresa en timidez o ansiedad social (dificultades para disertar, hacer amigos, o poner límites), en síntomas físicos (dolor de estómago todos los domingos, antes de volver a clases), en temores (miedo a dormir solo, a separarse de los padres), etc.

La terapia puede enseñarnos a entender cómo funciona la mente y manejar estos pensamientos. Existen métodos muy efectivos para que quienes tienen esta tendencia o quienes experimentan un momento de crisis, donde suele aumentar la ansiedad, puedan mejorar enormemente su calidad de vida.

Con niños se trabaja de la misma manera, pero a través de juegos y cuentos, para que los niños puedan comprender y disfrutar el proceso.

psicologo viña
 
Depresión
 
Terapia para Niños

Los síntomas fundamentales de la depresión son el ánimo bajo o irritable (la mayor parte del tiempo) y la incapacidad de disfrutar de las cosas que solían ser placenteras para nosotros en nuestras vidas. Otros síntomas pueden ser presentar sentimientos de tristeza, desesperanza, arrebatos de enojo, alteraciones del sueño, cansancio y falta de energía, cambios de peso, ansiedad, lentitud para pensar y hablar, sentimientos de culpa, dificultades para concentrarse y tomar decisiones, pensamientos de muerte y síntomas físicos inexplicables (dolores de cabeza, espalda, etc).

En niños y adolescentes muchas veces se expresa más a través de la irritabilidad, baja autoestima, bajo rendimiento escolar, exceso de sueño, autolesiones, aislamiento social, y una mayor propensión al uso de alcohol o drogas (Fuente: Mayo Clinic).

Estos síntomas pueden ser normales cuando son experimentados por un período breve, o cuando estamos viviendo un duelo. Sin embargo, si notamos que se han extendido por más de 2 meses, o que son muy severos, es importante consultar con un profesional.

La depresión se debe a una mezcla de factores internos y externos: hormonas, neutrotransmisores, genética, estrés crónico, abuso de alcohol y drogas, presiones sociales, etc.​

A pesar de que la depresión nos lleva a sentir que no hay salida, sí la hay. La terapia psicológica basada en Mindfulness ha probado ser muy efectiva en depresiones recurrentes. Ayuda a comprender por qué nos pasa esto, cómo manejar nuestra mente y a encontrar alivio al sufrimiento y volver a conectarnos con la vida.

 

 ¿Qué es la Terapia de Juego?

El juego es la manera natural que tienen los niños para comunicarse. Del mismo modo que los adultos usan el lenguaje verbal para intercambiar ideas y pensamientos, los niños juegan para expresar ideas y emociones. La terapia de juego es una forma de psicoterapia muy recomendada para niños, porque justamente utiliza el juego y la imaginación en vez de palabras, como principal medio de comunicación. 

La terapia de juego se diferencia del juego normal, en que el psicólogo facilitará el desarrollo de un juego profundo, en que el niño pueda ir expresando sus emociones de una manera sanadora. A través de las experiencias de juego el niño puede clarificar y dominar muchas habilidades y conceptos emocionales, sociales, físicos e intelectuales. El juego es el medio por el cual el niño desarrolla nuevas habilidades para pensar.  Además, el juego en sí tiene un poder curativo. Podemos entender a nuestros niños si logramos entender su juego. 


¿Cómo funciona la Terapia de Juego?

 El terapeuta especializado crea un ambiente seguro para que el niño se permita expresar, aprender maneras más efectivas de comunicar, y "jugar" a través de sus problemas. En la sala de terapia existe una gran variedad de juguetes y materiales de arte seleccionados, para que el niño pueda  jugar, siempre bajo la mirada del terapeuta, quien lo irá guiando. 


¿Cómo puede la Terapia de Juego ayudar a mi hijo?

Podemos tomar como ejemplo un niño que ha enfrentado una situación traumática, como por ejemplo el terremoto del 2010. Mediante el juego el niño puede recrear la situación traumática, cambiando su vivencia de víctima a victorioso, por ejemplo. Al recrear la situación en un lugar seguro, puede enfrentar sus sentimientos de miedo, aceptarlos y validarlos, y encontrar en sí mismo los recursos necesarios para protegerse. Sin embargo, para poder aceptar esto, necesita primero experimentar el lugar seguro para permitirse esto, y es aquí dónde el terapeuta interviene y participa.

Las investigaciones muestra que esta terapia es efectiva para niños con dificultades emocionales, sociales, conductuales y de aprendizaje, incluyendo agresión/rabia, ansiedad/miedo, timidez, depresión, déficit atencional, baja autoestima, estrés post-traumático, dificultades de aprendizaje, enuresis (que mojan la cama), insomnio (dificultades para dormir), y problemas de alimentación. También ha mostrado ser efectiva para niños que sufren de estrés relacionado a divorcio, hospitalización, enfermedades crónicas, abuso físico/sexual, violencia intrafamiliar, desastres naturales (terremotos, incendios), muerte, accidentes y cambios en general.​

 
Relaciones

y autoestima

 
Universitarios

A pesar de ser una etapa de harto cambio y estrés, muchas veces no consultan por dudas o falta de tiempo. Aquí algunas de las preguntas más frecuentes:

  • No necesitas estar en crisis para buscar ayuda. La terapia ayuda a manejar aspectos normales de la vida de una mejor manera, con menos estrés y menor evitación.

  • No necesitas contarle a nadie que vas al psicólogo. Incluso si te sientes incómodo asistiendo a la consulta puedes optar por sesiones a través de videollamada.

  • No es necesario comprometerse a sesiones semanales. La terapia se adapta a tus objetivos y posibilidades.

  • Si tienes isapre o algún seguro de salud, puedes reembolsar las sesiones.

Hay ciertas temáticas que se repiten más en pacientes universitarios y que la terapia puede ayudar a manejar, logrando una mejor adaptación en esta etapa:

Orientación Vocacional: mediante distintas herramientas (tests y entrevistas) podemos explorar tus aptitudes e intereses y buscar una ocupación que sea compatible con lo que te motiva como proyecto de vida. 

Y si no tienes nada claro podemos trabajar para que te conozcas más, aprendas para qué eres bueno, qué te gusta y qué no, y qué opciones existen.

Manejo de Ansiedad y Estrés: nuestro cerebro puede generar reacciones de ansiedad desproporcionadas (por ejemplo, podemos seguir angustiados y preocupados por una prueba que viene, incluso en nuestros ratos libres, o podemos quedarnos en blanco en un exámen oral). También a veces generamos respuestas  desadaptativas a la ansiedad y la frustración, que nos impiden enfrentar bien los desafíos que se nos presentan.

Para esto existen técnicas, como la práctica del Mindfulness, que resultan muy efectivas para aprender a conocer nuestro cerebro y manejar nuestras emociones.

Motivación: podemos sentirnos desmotivados con la carrera o con la vida, por razones tan distintas como exceso de ansiedad, sentirnos muy frustrados, estar deprimidos, sentirnos desencantados con la carrera que elegimos, no tener claro un proyecto de vida, estar desgastados, etc. Con el apoyo de un psicólogo puedes explorar las causas de tu desmotivación y aprender a recuperar las ganas de hacer cosas y las fuerzas para enfrentar las que no te gusten tanto.

Organización de Estudio: Muchas veces sentimos que no somos capaces de organizarnos bien con los estudios, dejando todo para último minuto, o perdiendo mucho tiempo de estudio desconcentrados. Detrás de esto pueden haber factores psicológicos como ansiedad, desmotivación y frustración, y/o también una necesidad de desarrollar técnicas de estudio a la altura de las exigencias universitarias.

Otros motivos de consulta frecuentes son: 

- dificultades sociales: relaciones de pareja, sexo, relaciones de amistad, ansiedad social

- dificultades relacionadas al consumo de alcohol y drogas

- alteraciones del ánimo (depresión, ansiedad)

- dificultades de adaptación al nuevo medio o para relacionarse de otra manera con los padres

- orientación sexual e identidad de género

- abuso sexual

- problemas de imagen corporal y de regulación de la alimentación

- dificultades para fijar objetivos y tomar decisiones respecto al futuro laboral

 
Terapia para Adolescentes

etapa